Eficacia de los pactos parasociales / acuerdos de socios. A propósito de la Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo núm. 103/2016 de 25 de febrero

Planteamiento

Un padre y dos hijos alcanzan un acuerdo en virtud del cual el padre transmite a sus dos hijos la totalidad de sus acciones y participaciones sociales en dos sociedades, reservándose el padre el usufructo de las acciones y participaciones sociales transmitidas así como todos los derechos inherentes a la condición de socio, especialmente derecho al voto, derecho a beneficios y los demás reconocidos por la Ley.

Dicho acuerdo no se traspone a los estatutos sociales de ambas sociedades, produciéndose, en consecuencia, una contradicción entre lo dispuesto en los estatutos sociales y el referido acuerdo, ya que conforme a los estatutos sociales los derechos de voto corresponderían a los hijos en su condición de nudos propietarios.

El problema surge cuando se adopta un acuerdo en las juntas generales de socios de ambas sociedades, impugnando dichos acuerdos uno de los socios (ie. uno de los hijos) alegando precisamente que los derechos de voto se han ejercitado en contravención con lo dispuesto en los estatutos sociales, al haberse adoptado los acuerdos con el voto favorable del usufructuario (ie. el padre).

¿Qué son los pactos parasociales / acuerdos de socios?

En palabras de nuestro Tribunal Supremo, son “aquellos pactos mediante los cuales los socios pretenden regular, con la fuerza del vínculo obligatorio, aspectos de la relación jurídica societaria sin utilizar los cauces específicamente previstos para ello en la ley y los estatutos” (vid., entre otras, STS 128/2009 y  138/2009, ambas de 6 de marzo).

¿Son válidos los pactos parasociales / acuerdos de socios?

Sí, son válidos. Es más, su validez no queda constreñida por los límites impuestos por la Ley de Sociedades de Capital a los acuerdos sociales y a los estatutos sino por los límites previstos en el artículo 1255 del Código Civil, es decir, que no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público (vid. STS 616/2012 de 23 de octubre).

¿Qué sucede en caso de contradicción entre los estatutos sociales y los pactos parasociales / acuerdos de socios?

Aquí nos estamos refiriendo a la eficacia de los pactos parasociales / acuerdos de socios en caso de contradicción con los estatutos sociales. Contradicción que, en principio, parece quedar resuelta en el artículo 29 de la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”) al establecer que “los pactos que se mantengan reservados entre los socios no serán oponibles a la sociedad”.

Por tanto, con carácter general podría decirse que aquellos pactos que no estén incorporados a los estatutos sociales no serán oponibles frente a la sociedad, con independencia de las consecuencias que su incumplimiento pueda tener entre las partes firmantes del pacto.

No obstante lo anterior, en el mundo del derecho no todo es blanco o negro, hay muchos grises, y este caso no iba a ser la excepción, máxime cuando nos encontramos ante el denominado “pacto omnilateral”, es decir, ante un pacto parasocial / acuerdo de socios adoptado por todos los socios que lo siguen siendo cuando se plantea el conflicto.

A este respecto, resulta interesante la STS 103/2016 de 25 de febrero al distinguir entre dos supuestos:

  1. Aquellos en los que se adopta un acuerdo societario contraviniendo exclusivamente lo dispuesto en el pacto parasocial / acuerdo de socios. En estos casos el Tribunal Supremo ha afirmado que los pactos parasociales / acuerdos de socios no pueden servir como fundamento exclusivo de una impugnación de los acuerdos adoptados por los órganos societarios (ie. junta general y/u órgano de administración) en contravención con tales pactos por aplicación de lo dispuesto en el citado artículo 29 LSC (vid., entre otras, STS 138/2009 de 6 de marzo, 1136/2008 de 10 de diciembre,  128/2009, de 6 de marzo  y  131/2009 de 5 de marzo). No obstante, algunas sentencias han tenido en cuenta las particularidades que presentaba el caso enjuiciado (ie. haberse adoptado por la totalidad de los socios, haber sido firmado por la sociedad) para, aplicando el mecanismo de la buena fe en sus distintas manifestaciones (ie. actos propios, levantamiento del velo, abuso del derecho) oponer a la sociedad el pacto parasocial / acuerdo de socios (vid. Paz-Ares, Cándido, “El Enforcement de los Pactos Parasociales”, Actualidad Jurídica Uría & Menéndez núm. 5/2003).
  2. Aquellos, como es el caso enjuiciado en la mencionada STS, en los que los órganos societarios (ie. junta general y/u órgano de administración) adoptan un acuerdo cumpliendo lo dispuesto en el pacto parasocial / acuerdo de socios, considerando en este caso en aplicación de las exigencias de la buena fe la oponibilidad del pacto parasocial / acuerdo de socios a la sociedad.

Recomendaciones

Si Ud. no quiere encontrarse en la misma situación de “incertidumbre jurídica” en la que se han encontrado el padre y los hijos del supuesto enjuiciado, en la medida de lo posible:

  1. intente que el pacto parasocial / acuerdo de socios esté suscrito por la totalidad de los socios que integran el capital social de la sociedad en cuestión así como por la propia sociedad en cuestión; y
  2. transponga a los estatutos sociales el contenido de los pactos parasociales o acuerdos de socios;

todo ello con el debido asesoramiento por parte de profesionales especializados en esta materia.

Abril 2016
© 2016 José Luis Vecilla Camazón. Todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar